¿Es necesario hacer una reforma? ¿Por dónde empiezo? ¿Qué partes de mi casa necesitan un cambio? ¿Tengo que modificar toda la vivienda? ¿Reforma integral o localizada?

Estas son algunas de las preguntas que seguramente te vengan a la mente si estás pensando en hacer una reforma en tu hogar. Muchas veces no tenemos claro que partes de la vivienda deben estar implicadas en una reforma. Por estos motivos, pasamos mucho tiempo pensando si realizar una reforma integral, o llevar a cabo una reforma localizada.

Para reducir tus dudas y ayudarte a tomar una decisión, vamos a contarte las claves que nos pueden llevar a decidirnos por un tipo de reforma u otro.

REFORMA INTEGRAL

Antes de nada, debemos detallar que es para nosotros una reforma integral y una reforma localizada. Una reforma integral, como su nombre indica, es una reforma que consiste en realizar cambios en toda la vivienda.

Ahora bien, ¿Qué casos pueden llevar a alguien a plantearse realizar una reforma integral? Pues entre uno de los motivos más habituales es encontrar que existe un notable desgaste de la vivienda en su conjunto, por lo que es necesaria una remodelación total. Otro motivo es que la distribución de la vivienda ya no se adapte a nuestra forma de vida, esto puede pasar por muchos motivos, por ejemplo, si se espera un hijo y se necesita adaptar el hogar a más personas.

También puede darse el caso de que simplemente quieras hacer un cambio total de tu vivienda por comodidad o para tener la casa acorde con tus gustos, a fin de cuentas, pasarás gran parte de tu vida diaria por mucho tiempo.

REFORMA LOCALIZADA

Por otro lado, una reforma localizada o parcial únicamente se lleva a cabo en una parte de la vivienda, es decir, que no supone un cambio completo del hogar. Por ejemplo, quieres modificar únicamente el comedor, por el motivo que sea, pues en ese caso será una reforma localizada.

VENTAJAS E INCONVENIENTES

Ahora que tenemos claro lo comentado anteriormente, vemos que las diferencias son claras entre ambos tipos de reforma, por lo que habrá que tomar la decisión de realizar una u otra en nuestra vivienda.

El primer gran punto a tener en cuenta es claramente el presupuesto. No es necesario explicar que una reforma integral, normalmente, supondrá un mayor desembolso de dinero debido a la diferencia de tamaño de la obra. Por esto, hay que tener claro lo que podemos abarcar económicamente, es decir, si con el presupuesto que tenemos queremos hacer una reforma integral, debemos asegurarnos que es suficiente, no solo para poder realizarla, sino para que quede en las condiciones adecuadas de calidad.

En caso de considerar que el presupuesto disponible se queda corto para realizar una reforma integral, perfectamente se puede ir paso a paso realizando reformas localizadas de calidad y llegando al final a completar la reforma de todas las zonas del hogar.

Otra diferencia entre ambas se puede observar en que, al realizar una reforma total, cada parte de la casa se realiza bajo un diseño que permite mantener la estética cómodamente, ya que este diseño se realiza en un mismo momento y todo tiene consistencia. Sin embargo, si realizas una reforma localizada de una zona de la casa, cuando realices otra reforma localizada de otra parte, puede que las tendencias, materiales, procesos o incluso tus gustos hayan cambiado.

También debemos tener en cuanta que, si realizamos una reforma integral, lo más normal es que no podamos residir en la vivienda mientras dure la obra, por lo que necesitaremos una segunda residencia o alojamiento en casa de familiares o amigos el tiempo que se necesite para realizar la reforma.

Estas son algunas de las diferencias que existen entre ambos tipos de reforma, no hay una formula mágica que permita decidir cual es mejor en cada momento. Recordamos que siempre hay que tener presente el presupuesto del que disponemos y, sobre todo, tenemos que tener en cuenta las necesidades y gustos que tengamos nosotros en nuestra vivienda.

Para más información o ayuda, puedes contactar con nosotros y te ofreceremos asesoramiento personalizado que te permitirá realizar una reforma en condiciones y sabiendo en cada momento que es mejor para ti.